TEMA

Desempleado ve «negro el futuro”

Álvaro es un emprendedor, egresado de la carrera de Comunicación de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), tenía una casa productora, pero a raíz de la emergencia sanitaria por el Covid-19 el negocio quebró, por ello, dice que “su futuro no es gris, a mediano y largo plazo, es negro”.

Los despidos han sido la constante ante el cierre temporal de actividades económicas, de acuerdo con datos oficiales, y en el caso de los emprendedores por quedarse sin liquidez tras casi dos meses sin trabajo.

Álvaro, quien prefiere omitir su nombre completo, apuntó que su casa productora realizaba comerciales, trabajo de marketing y la organización de eventos.

Reconoce que “no la está pasando bien”, pues no le han llegado los créditos y tampoco califica para ellos a pesar de que contaba con cuatro empleados inscritos en el Seguro Social, con “buenos sueldos, similares a mis ingresos».

Ahora “¿cómo me reinvento? ¿cómo empezar de nuevo? Si yo siempre he sido mi propio jefe, dos meses bastaron para tener que cerrar mi negocio y despedir a mis compañeros y amigos”.

Otros casos los representan Aridna y Juan, quienes se desempeñaban como conserjes en una escuela primaria y secundaria, ambos afiliados al IMSS, pero cuando se cancelaron las clases por la pandemia del coronavirus “todo se puso feo”.

Los alumnos dejaron de ir a la escuela desde el 16 y 17 de marzo, aproximadamente, y entonces empezaron los problemas, «éramos cuatro personas de servicio y como no había clases, los encargados decidieron que ya no nos iban a seguir pagando y despidieron a dos”, dijo uno de ellos.

A Ariadna, con tres años en el empleo, y a Juan con un año, no les dieron una liquidación. “El responsable se quedó con los más antiguos y nosotros tenemos menos tiempo de trabajar ahí porque la chamba es dura, todo el día, aunque si pagaba tres mil pesos quincenales y teníamos el seguro. Ahora si nos enfermamos o nuestros hijos no tenemos nada”.

Ellos, que ahora no tienen de dónde conseguir para el sustento diario, no quieren ni pelear por una liquidación.

“Nos dijo el maestro que cuando acabe la epidemia nos podría volver a contratar, entonces ante, la falta de empleo, aunque nos paguen menos y sea más trabajo volveríamos ahí”, dijeron esperanzados de que pronto se acabe “esta pesadilla que nos tiene sin comida”.

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) informó que al 30 de abril de 2020, como consecuencia de los efectos derivados de la emergencia sanitaria, se registró una caída mensual de 555 mil 247 puestos de trabajo, equivalente a una tasa mensual de menos 2.7 por ciento.

Con lo anterior, la disminución del empleo en el primer cuatrimestre de 2020 es de 493 mil 746 empleos, de los cuales, 67.2 por ciento corresponde a empleos permanentes.

Al cierre de abril se tenían registrados casi 20 millones de empleos, pero en el acumulado en los últimos 12 meses se registró una disminución de 451 mil 231 empleos.

Con información de Notimex

Entradas Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *