OPINIÓN

De los tres que Enrique tenía, de los dos que a Alfaro le quedaba, ya nomás le queda uno, uno, uno

Fueron los jóvenes ambiciosos que soñaron con poder, dinero y reconocimiento por medio de la política.

Han jugado juntos desde hace muchos años, vivido derrotas y disfrutado victorias, incluso cuando nadie más lo imaginaba.

Juntos Enrique Alfaro, Hugo Luna, Ismael del Toro y Clemente Castañeda han armado el grupo político más sólido en Jalisco de los últimos años.

Sin embargo, la renuncia a la candidatura para la presidencia municipal de Guadalajara ésta tarde, de Ismael del Toro, puede poner fin al proyecto político que durante más de 8 años han acariciado.

Para nadie era un secreto que Ismael del Toro iba a suceder en la presidencia municipal de Guadalajara a Enrique Alfaro, tampoco era un secreto que el proyecto del gobernador era sacar la reelección de su amigo en Guadalajara y por ello lo escondió durante dos años, para que tuviera el menor desgaste posible, mientras se compraban el mayor número de medios de comunicación posibles, para que dejarán de ver el poco avance en la administración de Del Toro.

El proyecto iba muy bien, los tres hombres del gobernador: Hugo Luna, Ismael del Toro y Clemente Castañeda funcionaban en los lugares que permitirían al grupo mantener control y poder, a la vez que buscar expandirse.

Hugo Luna en el control interno del Gobierno del Estado.

Ismael del Toro en el proyecto de continuidad y por ende: cubrir cualquier desaseo administrativo – financiero, logrando protección.

Clemente Castañeda el encargado de hacer crecer el proyecto a nivel nacional.

Pero, de esos tres engranes del equipo de Enrique Alfaro, ante la renuncia de Ismael del Toro, solo quedan dos amigos fieles para echar mano y continuar con el proyecto Guadalajara. El problema es que Hugo Luna no puede participar en la sustitución de candidato por ser funcionario del Gobierno Estatal, sin contar que no es un personaje agradable para el electorado.

Entonces, solo queda UN amigo que podría sacar adelante el proyecto Guadalajara: Clemente Castañeda.

Los cuatro amigos

El senador Castañeda goza de licencia desde hace tiempo, su trabajo intrascendente en el Senado no le ha causado problemas como para ser un indeseable ante el electorado.

Pensar en otro perfil fuera de este grupo cerrado de Enrique Alfaro es muy difícil, pues no hay otro liderazgo destacado dentro de los personajes cercanos al Gobernador.

Enrique Alfaro y sus tres amigos muy cercanos, no han generado liderazgos atractivos dentro de Movimiento Ciudadano, ahora no tiene de quién echar mano.

La opción de Pablo Lemus como candidato significaría ceder a un grupo externo, al grupo de Enrique Alfaro, el control de los dos municipios más grandes e importantes de Jalisco: Zapopan y Guadalajara. Aumentando el desgaste del Gobernador en el estado.

Si quiere Enrique Alfaro mantener su proyecto solo tiene una opción de los tres que él tenía, lo que no significa que, con eso gane en Guadalajara la elección.

Entradas Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *