TEMA

Paquete Económico de 2021: ¿hay esperanza de recuperación para México?

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) presentará este 8 de septiembre el Paquete Económico 2021 del tercer año de Gobierno de Andrés Manuel López Obrador. De acuerdo con algunos analistas, será el más austero en la historia reciente de México y no dará margen a un aumento en el presupuesto.

El Paquete Económico es un proyecto legislativo que se presenta cada año al Congreso para su discusión y aprobación en materia hacendaria (ingresos y egresos). Permite estimar los ingresos que recaudará el Gobierno para el funcionamiento de la gestión gubernamental. Dicho Paquete se basa en distintos proyectos de ley:

Criterios Generales de Política Económica (CGPE). Se plasma la situación económica internacional y nacional que permiten estimar los ingresos que se pueden recibir el siguiente año y el gasto público que se puede ejercer.

Ley de Ingresos de la Federación (LIF): Analiza las fuentes de ingreso de Hacienda que se dividen en dos grandes rubros: los ingresos ordinarios —los impuestos y los servicios de las empresas del estado— y extraordinarios —la enajenación de bienes nacionales, contratación de créditos externos e internos o emisión de moneda por parte del Banco de México—.  Este año respecto a la duda si habrá nuevos impuestos el organismo ya ha señalado que únicamente los impuestos existentes se ajustarán acorde al índice de inflación.

Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF). Analiza la distribución de los recursos público para los poderes del gobierno, los organismos autónomos y las transferencias a los poderes del estado.


Según el secretario de Hacienda, Arturo Herrera, el Presupuesto de Egresos 2021 será austero, ya que no habrá mayor margen fiscal debido a que los amortiguadores para estabilizar los ingresos públicos no estarán disponibles en 2021.

Algunos especialistas señalan que el Paquete Económico se hará con perspectiva electoral dado que en 2021 se realizarán las elecciones intermedias, en las que se renovarán la totalidad de los legisladores, 15 gubernaturas y cargos locales.

Para Héctor Villarreal, director general del Centro de Investigación Económica Presupuestaria (CIEP), consultado por El Financiero, los ingresos seguirán en picada, con la contracción económica, y el déficit de recursos en los fondos de estabilización. En lo que respecta a la política fiscal estima que es posible que se hagan nuevos «recortes a la administración pública y quizá veamos por el suelo a la inversión física».

Por su parte, Carlos López Jones, director de Consultoría en Tendencias Económicas y Financiera, apunta que es posible que el Paquete Económico 2021 sea el primero en la historia de México en el que los gastos estimados para el próximo año estén por debajo de lo que se gastó anteriormente. Esta situación, indica, «es muy grave  porque la población sigue creciendo y la economía no».

La crisis y el presupuesto

La suspensión de actividades por la pandemia de COVID-19 derivó en una crisis económica global, pero en el caso de México la contracción económica se estima por arriba del 7% del Producto Interno Bruto (PIB). En el informe del segundo trimestre de 2020, la SHCP proyectó una contracción de 7,4% que tendrá como efecto una reducción de 287.700 millones de pesos en los ingresos presupuestarios.

En lo que respecta a los ingresos petroleros serán menores en 179.400 millones de pesos, mientras que los ingresos tributarios no petroleros se reducirán en 402.500 millones de pesos. Sin embargo, los ingresos no tributarios serán superiores a los previstos, con 311.500 millones de pesos, por los recursos del  Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios y la recuperación de otros activos para aminorar el impacto de la crisis económica.

A pesar de esto, se prevé que la SHCP continúe en el Paquete Económico 2021 con una lógica de austeridad y una proyección de crecimiento modesto. Lo cual, según López Jones, podría agudizar la discusión con el bloque de gobernadores federalistas que exigen más recursos ante la falta de excedentes en los ingresos petroleros de este año.

«Están pidiendo que se cambie la fórmula fiscal que dice que 80% de lo que se recauda es para la Federación y 20% para el Estado, quieren que se quede en un esquema de 70-30%, pero es algo que por supuesto el gobierno no lo va aceptar», expresó.

El remanente de Banxico: ¿un respiro?

Dentro de la Ley de Ingresos de la Federación no se contemplan los ingresos no recurrentes como el remanente del Banco de México (Banxico); no obstante, James Salazar, subdirector de análisis económico de CI Banco, opina que estos recursos podrían darle un respiro a las finanzas públicas el próximo año ante la caída registrada durante los últimos dos años en los ingresos presupuestarios.

«El remanente de Banxico que podría ser alrededor de 400.000 millones de pesos puede caerles como anillo al dedo. Si bien 70% se va al pago de deuda, una parte se puede destinar al Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios (FEIP) y es como si tuvieran de nuevo este fondo completo, aunque no hay que descartar que Hacienda lo quiere cambiar a un fondo contracíclico», explicó el experto en entrevista con El Financiero.


Luis Foncerrada, jefe de American Chambers de México, dice lo más importante será que el Gobierno cambie su discurso con el fin de brindar claridad jurídica a las empresas para que inviertan en el país con miras hacia una reactivación rápida de la economía.

Como conclusión, los especialistas señalan que el Paquete Económico del 2021 se apuntala igual a los dos anteriores del Gobierno de López Obrador. Es decir, el presupuesto será destinado esencialmente a los programas sociales, lo cual no generará un impacto trascendental en lo que se refiere a productividad y crecimiento económico del país.

Con información de Sputnik

Entradas Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *