TEMA

Manejo de recursos discrecional por Dirigentes de Partidos  

Los Dirigentes de los Partidos Políticos han llevado al descaro el manejo de los recursos públicos que reciben y prácticamente van por lo suyo. Tal es el caso de los nuevos partidos políticos, algunos como Fuerza por México de Pedro Haces y la CATEM quien en el estado no les entrega ni un peso de presupuesto a sus candidatos quienes ya han manifestado su inconformidad, por ejemplo del candidato a Diputado Local por el Distrito 10, quien presentó públicamente su renuncia debido al nulo apoyo de su dirigencia para buscar ganar votos de sus electores.

Como éste caso existen muchos más, cuyos dirigentes principalmente de los chiqui-partidos quienes incluso saben de la probable perdida del registro y se dedican a utilizar el recurso en propaganda genérica institucional destinando una gran cantidad a aquellos artículos incuantificables por parte de los órganos fiscalizadores, así pueden facturar 100 mil playeras en una factura mientras en la realidad sólo se mandaron hacer 10 mil, el resto es ficticio y una forma de lavar el dinero público que debería ir para la promoción del voto de sus candidatos.

Otro caso es el del partido Somos, quien estaba entrampado en un problema legal por el control interno y quien hizo creer a sus simpatizantes y perfiles externos que podrían ser candidatos, sin embargo la dirigencia reconocida por la Autoridad Electoral decidió no registrar a más de 45 planillas, pero les hicieron creer todo el tiempo a los políticos que sí fueron registrados, incluso les pidieron que comenzaran la pinta de bardas y compra de lonas para comenzar la campaña sólo con el logo de Somos, para sacar ventaja del dinero particular de los posibles candidatos. Luego les hicieron creer que el IEPC fue quien rechazó los registros incluso se atrevieron a convocar a una manifestación de los aspirantes a la sede del IEPC Jalisco para reclamar dicha oficialización de registros, misma que le partido nunca presentó formalmente.

Una argucia que confirma rumores internos de los grupos antagónicos quienes aseguran que el actual dirigente estatal sabe lo complicado que es para mantener el registro y le apuesta sólo a la administración de la prerrogativa económica que le entrega al partido el IEPC. El Partido se quedó con el registro de 6 planillas de los 125 municipios, pero seguramente reportarán el gasto del total de la prerrogativa ordinaria y extraordinaria para campaña que el Instituto les estregará, han decidido sacrificar el proyecto político por el unos cuantos millones de pesos.

Pero no solo partidos que se ven perdidos y con muy pocas posibilidades de obtener el registro como los ya mencionados, sino que también los partidos con mayor presupuesto y tradición en la vida democrática del estado y el país tienen sus propias mañas internas para favorecer intereses personales, por ejemplo el caso del PAN, Movimiento Ciudadano y Morena, quienes les ponen topes internos a los candidatos por debajo de los topes de campaña oficial determinados por la autoridad electoral, esto con el fin de tener un “margen” de gasto de esos candidatos para que desde el partido se reporte como gasto de campaña los materiales facturados en convenios con proveedores, aunque sus candidatos nunca reciban lo que reportaron, pero para sus candidatos favoritos sí les envías utilitarios o incluso hasta recurso para operación que ya justificaron con otros candidatos. Esto incluso se puede ver en los candidatos a GDL de Movimiento Ciudadano, por ejemplo, en donde a simple vista se pueden ver miles y miles de lonas, playeras, banderas, calcamonías, entre otros utilitarios, así como los gastos de los eventos masivos y el costo de brigadas y operadores políticos.

Esto representa una nueva forma de lavar el dinero público que reciben los partidos en tiempos de campaña que en algunos casos no se ven y su destino es desconocido, como los que descaradamente se ven cargados para un favorito, mientras hay candidatos que hacen su campaña con lo que pueden y tienen particularmente,

porque de los partidos no reciben casi nada. Parece urgente que el órgano fiscalizador del IEPC ponga especial atención en esto y revise cada caso denunciado y/o auditado en campo.

Por Flavio Mendoza

Entradas Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *